Hoy es el día de la salud

Esta mañana me he despertado con la tradicional cantinela de los niños de San Ildefonso y el sorteo de la lotería nacional. Una costumbre que está muy arraigada dentro de muchísima gente y que marca el punto de salida para las celebraciones navideñas. Es increíble y apasionante el poder de atracción que sentimos todos viendo como van saliendo las bolitas de esos bombos inmensos repletos de ilusiones y esperanzas, imaginando cómo sería que uno de esos números agraciados fuera el tuyo y se acabaran tus problemas económicos de un plumazo. Si no es así, pues ya sabes el dicho: “no me ha tocado la lotería pero estoy bien afortunadamente” o dicho de otra forma para que nos entendamos: Hoy es el día de la salud.

Soñar es gratis

Seguro que alguna vez habrás soñado con la posibilidad de que te tocase la lotería y la felicidad inmensa que sentirías en ese preciso instante en el que oyeses tu número cantado por esas voces infantiles. Como dicen que soñar es gratis pues vamos a hacer un ejercicio para pasar un rato entretenido y, de paso, practicar por si en lugar de sueño fuese una realidad.

Algo muy recurrente cuando a la gente le toca la lotería u otro tipo de sorteo es comprarse un coche nuevo, hacer un viaje a algún lugar deseado tanto tiempo y que no se ha podido hacer, cambiarse de casa o pagar la tan agobiante hipoteca: en definitiva, cambiar un poco o mucho nuestras vidas. Ya se sabe bien el dicho de que el dinero no da la felicidad pero si una tranquilidad.

Hablando de coches, no os gustaría poder vivir un día a todo tren, un día donde el lujo sea el protagonista absoluto, un día en el que la tarjeta acabase echando humo de tanto usarla y sin preocuparnos de quedarnos sin fondo. Creo que no hace falta que me deis una respuesta porque ya me parece oir vuestros siiii desde lo lejos.

Sueños al alcance de tu mano

Hace un par de semanas iba paseando por el puerto de Barcelona y una larga y blanca limusina pasó por mi lado. Me quedé sin habla, era espectacular. En ese instante empecé a fantasear con los posibles ocupantes del vehículo, me imaginaba a mi mism@ sentad@ en uno de sus confortables asientos, tomando una copa y mirando a través de sus ventanas las luces de la ciudad. Lo viví tan intensamente en mi imaginación que deseé ser yo la persona que fuera allí dentro.

Hay que ver lo que da de si un simple cupón de lotería, que puede transformar toda nuestra vida en algo simplemente mejor, vale cambiar o mejorar. Lo importante a tener en cuenta hoy es que, si no es nuestro momento, y la suerte pasa de lado, no hay que entristecerse, tenemos salud y eso también importa.

Limusina Hummer Barcelona
Limusina Jeep Barcelona
Dodge Magnum blanca
Cayenne Próximamente

2017 Limusinas Gaudí ©, todos los derechos reservados. Desarrollado por Disseny BCN.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies